• 902 328 472
  • info@datisa.es

Ahorro de Costes con la Factura Electrónica

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Hablamos del ahorro de costes que consiguen las empresas que utilizan la factura electrónica y los beneficios de la misma sobre todo en su integración con el ERP.

Ya hemos hablado en este blog sobre que es la factura electrónica y sus ventajas sobre todo cuando esta integrada con el ERP. En esta ocasión queremos centrarnos en el ahorro de costes que consiguen las empresas que utilizan la factura electrónica y continuar profundizando en los beneficios de la misma.

Recordemos, la factura electrónica es un documento electrónico que cumple con los requisitos legales exigibles a las facturas y que, además, garantiza la autenticidad de su origen y la integridad de su contenido, lo que impide el rechazo de la factura por su emisor. Analicemos sus ventajas…

Para la pyme

Aunque cada vez esta más implantada, todavía hay muchas empresas que no han apostado por la adopción de la factura electrónica. Hemos buscado algunas cifras que nos ayuden a visualizar las ventajas de utilizar esta.

Según los datos facilitados por la Asociación Española de Codificación Comercial (AECOC), se pueden obtener unos ahorros de media por factura electrónica recibida de 0,70 euros, mientras que la empresa emisora evita gastar 1,85 euros gracias al formato digital. Para calcular estos importes, no sólo hay que tener en cuenta, el ahorro en papel, toner, sobre y sello  sino también el de manipulación de las personas que gestionan el mismo y de archivo, tanto del espacio físico como el de los archivadores.

El ahorro de gastos que proporciona la factura electrónica, facilita mejoras importantes en la productividad de las empresas. Una de las más destacables, es que gracias a la integración con el ERP, permite eliminar ciertas tareas dentro de los procesos de gestión de facturas, como son la introducción manual de datos, ya sean de emisión, recepción, gestión de rechazos, etc., disminuyendo el número de errores provocados por el “factor humano”.

Una de las pegas que más se ponen habitualmente para incorporar la facturación electrónica, es que no todos los clientes o proveedores están dispuestos a asumir esta. A nivel organizativo, no hay problema en un sistema mixto de facturación electrónica y en papel. No obstante, habría que hacer balance del beneficio esperado y de convivencia de un sistema mixto, así como una previsión de aquellos que podrían ir adhiriéndose en el futuro, aunque la tendencia es que poco a poco vayan desapareciendo las facturas en papel.
Para la Administración Pública

Desde hace tiempo, el gobierno trato de impulsar el uso de la misma tanto en las empresas privadas como en la relación de estas con las entidades públicas. El objetivo ahorrar costes y mejorar la eficiencia de las administraciones públicas.

El año pasado en el Foro TIC y Sostenibilidad celebrado en Sevilla , el secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, Juan Junquera, afirmó que “si en España sólo hubiera factura electrónica, se ahorraría 15.000 millones de euros“.

También durante esas fechas se propuso la creación de un punto único para recibir todas las facturas electrónicas dirigidas a la Administración General del Estado buscando la optimización en la eficiencia en la gestión administrativa y contable, consiguiendo ahorros de costes tanto de los emisores como de los receptores de facturas electrónicas.
Según algunos expertos se estima que sólo el 30% de las administraciones públicas han implantado la facturación electrónica por lo que en este sentido queda todavía mucho por hacer.

Datisa

Datisa

Deja un comentario