• 902 328 472
  • info@datisa.es

Algunas charlas inspiradoras para crecer en los negocios

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

 

Ya sabéis que cada cierto tiempo me gusta compartir con vosotros algunas de las Ted Talks que “consumo” a veces sin control. Me gusta el contenido y el “continente” de estas presentaciones con un formato dinámico, informal y muy, pero que muy refrescante. Se agradece la capacidad de estos speakers para transmitir valores tan esenciales en los negocios como la innovación, la confianza o la transparencia.

Está claro que el mundo de los negocios ha cambiado. Bueno, en realidad, está claro que el mundo en sí mismo ha cambiado. La forma en la que nos relacionamos, en la que nos comunicamos, la manera en la que accedemos a la información, a las marcas, etc. todo es diferente. La tecnología ha nos ha sacudido y ha hecho que salgamos de la zona de confort en la que estábamos “tan a gustito”.  Nuevos consumidores, nuevos usuarios, nuevas herramientas y hasta nuevas perspectivas han propiciado la aparición de nuevos modelos de negocio, eso sí, basados en su esencia en la transparencia, la inmediatez y la confianza.

Confianza

Y es, precisamente esta última, la confianza la que se ha convertido en un instrumento financiero de vital relevancia. También en un principio sobre el que se han dado forma a las grandes ideas de negocio de los últimos tiempos. Ideas que se han transformado en productos, servicios y marcas que generan confianza. O, lo que es lo mismo: reputación, prestigio y notoriedad para “seducir” al cliente. ¿Qué crees si no, que hay detrás de las ventas online? CONFIANZA.

Confianza, liderazgo e innovación, algunas básicos para
triunfar en los negocios Clic para tuitear

En este sentido, te recomiendo la Ted de Rachel Botsman “La moneda de la economía es la confianza”. Una charla más que enriquecedora que pone de manifiesto que no solo ahora, sino ya desde hace mucho tiempo, los negocios se construyen, primero sobre la relación de confianza entre cliente y proveedor y, después sobre la retribución, o el pago por los productos-servicios. La confianza es, por tanto, y será, la moneda de cambio con la que regular el valor de una marca. Por lo tanto, habrá que estar atentos a lo que los clientes -también los competidores- dicen sobre nosotros.

Dirigir

La siguiente reflexión que quiero hacer sobre la evolución de los negocios y el cambio de paradigma tiene que ver con la gestión del liderazgo. Se habla mucho del talento y de las habilidades -especialmente las digitales, que, como bien sabes, parece que no abundan- pero no se habla tanto de la importancia de liderar. Dirigir el negocio es, bajo mi punto de vista, la tarea más difícil a la que me he enfrentado en mi trayectoria profesional.

La magia de poner en práctica todas las estrategias planificadas, de utilizar las herramientas y la tecnología de la que disponemos y de hacer que el talento brote en nuestra organización, haciendo que las personas actúen con conocimiento y autonomía se mezcla con un enorme sentido de la responsabilidad. Es, como dice Itay Talgman en su Ted “Liderar como los grandes directores de orquesta”, un momento mágico.

Dice este consultor de negocios que cuando se sube al podio algo que él compara con la oficina del director de la empresa- mira a todos los miembros de la orquesta preparando sus instrumentos, afinando, ensayando. Un pequeño gesto, casi imperceptible para los neófitos, hace que el ruido de las afinaciones en grupo se convierta en música. Los grandes líderes son, a veces, tan sutiles que llegan a pasar desapercibidos. Sus logros, no.

Innovar

Y, si lees habitualmente este blog sabrás que defiendo a muerte la planificación y la programación. Pero que también me gusta decir que hay que planificar para poder improvisar. En los negocios y, más aún, en entornos tan cambiantes y convulsos como los que nos acompañan en los últimos tiempos, la improvisación debe estar a la orden del día. Eso quiere decir que, sí o sí, las empresas deben ser flexibles, disponer de estructuras poco jerarquizadas que faciliten la toma de decisiones; estructuras en las que la información fluya, en las que los equipos colaboren y, en las que se permita cambiar el paso, sobre la marcha, si es necesario. Estructuras en las que se pueda acceder al dato en un click, y en las que modificar estrategias y procesos sea sencillo. Estructuras, en definitiva, que impulsen la innovación, la creatividad y el cambio, aunque eso implique una redefinición o reinvención permanente.

El experto en innovación Navi Radjou dice que una solución inteligente es aquella que surge de la adversidad. Puede que no sea sofisticada ni perfecta, pero seguro que será capaz de crear más calor con menos coste. Una idea inteligente es capaz de crear oportunidades de las adversidades. Volvemos a lo de siempre, ya sabes, aquello de hacer más con menos. Pero, sobre todo, dice Radjou -y no puedo estar más de acuerdo con él- que innovar no es hacer más cosas, sino hacerlas mejor.

Datisa

Datisa

Deja un comentario