ERP como palanca de la innovación en procesos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
ERP e innovación (en el más amplio sentido de la palabra) son dos conceptos que deben ir unidos, para mejorar los procesos dentro de las organizaciones.

De un lado, el ERP entendido éste como un conjunto de sistemas de información que permite la integración de las operaciones de una organización (producción, logística, almacén, finanzas, contabilidad, …) y que actúa como una base de datos centralizada y, de otro, la innovación, no como concepto, sino como un instrumento que impulsa a las empresas a conseguir sus objetivos (resultados, rentabilidad, incremento de RSC …). La combinación de ambos elementos ERP + Innovación permite transmitir valor a los procesos empresariales y orienta hacia un modelo de gestión en el que la innovación se extiende más allá de los productos o servicios, y mucho más allá aún de las herramientas utilizadas, expandiéndose a todas las áreas y procesos de la propia organización.

Si bien los aplicativos ERP deberían ser vistos ya como una commodity, algo que las empresas necesitan sí o sí, para el desempeño de su actividad, acompañarlos de la necesaria innovación tecnológica les permitirá evolucionar en su estructura para ofrecer siempre mejores resultados a los usuarios. Así pues, hemos visto cómo los sistemas de gestión de hace 30 años, poco o nada tienen que ver con los actuales aplicativos, más flexibles, más analíticos, más móviles y con mayor capacidad de integración con otras soluciones, por ejemplo, plataformas de comercio electrónico.

Por lo tanto, parece obvio que la innovación tecnológica ha de acompañar siempre a cualquier sistema de gestión. Pero también la innovación, entendida como palanca de cambio en el diseño de productos para mejorar sus prestaciones, su tiempo de vida, su uso; innovación orientada a los procesos que permita introducir mejoras, optimizar el tiempo de su producción o el time to market; o innovación para desarrollar o aplicar nuevos métodos o modelos de trabajo, de estrategias, de gestión, de organización, etc.

Pero vayamos a lo concreto, para ilustrar cómo ERP e innovación impactan en la mejora de los procesos pongamos ejemplos tangibles en un área específica. Por ejemplo, el entorno comercial donde la utilización de soluciones de preventa o autoventa, permiten realizar y gestionar todas las funciones asociadas a los procesos comerciales fuera del entorno de trabajo habitual, es decir, con un dispositivo móvil. En este entorno, también la integración del ERP con diferentes webs permiten ampliar los canales de venta, ya sean a través de portales de comercio electrónico o vía extranets que facilitan a los comerciales o distribuidores la realización y tramitación de los pedidos. El establecimiento de una mejor estrategia de precios basada en los márgenes o en la fluctuación de los precios, es otra de las muchas ventajas que podemos destacar de este binomio ERP + innovación, siempre, como digo, orientada a la gestión comercial.

Pero no sólo en este departamento se aprecian con claridad los beneficios de aplicar innovación en los procesos. En el almacén, por ejemplo, el uso de dispositivos como PDAs permiten registrar entradas, salidas, inventarios etc. y apoyar la gestión en un ERP permite optimizar el espacio (almacenes caóticos), evitar las roturas de stocks, garantizar la trazabilidad de movimientos y mercancía, evitar obsolescencia de producto, …

El área financiera no se queda atrás, de hecho, su gestión a través de sistemas innovadores, reportan un importante valor añadido al conjunto de la organización. Por ejemplo, optimizar la gestión de cobros y pagos, representa una magnífica oportunidad comercial pues reporta información sobre la rentabilidad de los clientes, entre otras cosas. Pero, la innovación en los procesos financieros de una empresa es tan amplio, que debe ser necesariamente, objeto de otro post.

Datisa

Datisa

Deja un comentario