• 902 328 472
  • info@datisa.es

¿ERP en la nube o convencional?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
A la hora de implementar un ERP para gestionar su negocio, muchas pymes dudan sobre el modelo que deben seleccionar. SaaS, Licencia, alojamiento en servidores propios, la nube, …. Son tantas variantes -a veces entremezcladas unas con otras- que las empresas pueden perder la perspectiva, antes incluso de hablar del aplicativo en cuestión. Por lo tanto, lo primero debe ser la solución y, después, se deberán plantear los diferentes escenarios posibles para adquirirla, alquilarla o, en definitiva, utilizarla.

A partir de aquí, ¿cuál es mejor o peor? Esa no es la cuestión. La cuestión debe centrarse en qué modelo encaja más con el tipo de empresa, negocio, organización o, incluso, con el tipo de gestión que queremos practicar.

ERP en la nube o ERP in house, propio, bajo licencia, etc… a ese dilema es al que se enfrentan muchas pequeñas y medianas empresas que quieren profesionalizar la gestión de sus recursos empresariales a través de un sistema de gestión ERP. Responder con un taxativo mejor la nube que los servidores propios o viceversa, es caer en el error de generalizar sobre una cuestión extremadamente personal y sensible como es la gestión eficiente de un negocio.

En esa gestión eficiente intervienen tantos elementos que sería complicado decantarse por una u otra alternativa teniendo en cuenta un único criterio, da igual que sea el precio, da igual que sea la flexibilidad que aporte cada uno. Da igual sea cual sea el criterio. Eso no quiere decir que un criterio no pondere en mayor medida que otros, lo que significa es que si quieres gestionar de una manera integral deberás decidir qué herramienta -y/o modelo de explotación tecnológica- te ayudará -también de manera integral- de un modo más eficiente y rentable.

¿ERP en la nube o convencional? Te lo contamos #ERP #cloud #pymes Clic para tuitear

Entonces, ¿por qué nos empeñamos en formular siempre la misma pregunta? ¿Por qué enfrentamos constantemente modelos de implementación tecnológica sin pararnos a pensar en que las dos opciones pueden ser perfectamente válidas? ¿Por qué no reformulamos la cuestión y preguntamos: ¿qué tiene de bueno la nube y qué tiene de bueno el sistema de Licencias y alojamiento propio -para mi empresa-?

Beneficios de la nube

Con independencia de si una pyme se decanta por un tipo de soluciones u otro o por un sistema de explotación por uso o por SaaS, lo cierto es que las demandas del ERP en cloud han aumentado exponencialmente en los últimos años. De hecho, muchas de las pymes que adquieren sus aplicativos bajo Licencia también utilizan la solución en la nube, ya sea en servidores propios o en hosting contratado a terceros.

En ERP en la nube, usos y ventajas puedes encontrar algunas de las aportaciones de las soluciones cloud a las pymes. Pero, como este post va de poner negro sobre blanco las ventajas generales tanto de la nube como del modelo convencional para que puedas decidir qué sistema o modelo se podría adaptar mejor a tu caso concreto, allá van algunos de los aspectos que considero más relevantes del cloud:

  • Inversión cero en infraestructura
  • Actualizaciones periódicas o lo que es lo mismo, fuera riesgo de obsolescencia
  • Implementaciones rápidas
  • Eliminación de cargas de trabajo adicionales para el departamento o responsable de TI

Algunos apuestan aún por el alojamiento in house

Últimamente todo el mundo habla (hablamos) del cloud como si fuera el camino al que todas las empresas deben dirigirse. Y, aunque es cierto -como decía antes- que las demandas para implementar ERP en la nube han aumentado considerablemente. La compra de Licencias aparejada al alojamiento in house, sigue estando muy activa aún.

On Premise quiere decir local. O sea que, asociado al ERP, hablamos de su instalación en los servidores de la propia organización. Pero, ya sea con licencia, en la Nube o en los servidores propios, la aplicación en sí, es la misma y su operativa funcional, también.

Insisto mucho en que el enfoque de este post es del todo generalista y que lo ideal es que las pymes puedan seleccionar aquel modelo o sistema o tecnología de gestión que más se ajuste a sus requerimientos actuales y también futuros. Pero, además, deberían tener en cuenta no solo la inversión inicial, sino otra serie de cuestiones como los servicios, la personalización o la cobertura funcional que proporcionan los aplicativos que busque implementar. Partiendo de esta idea –da igual que la aplicación se utilice inhouse o en la nube, porque la tecnología es la mismala diferencia estriba en el modelo de financiación, es decir, en cuánto cuesta y cómo se paga el acceso a la tecnología en cuestión.

En todo caso, las empresas que suelen demandar las soluciones OnPremise son organizaciones que disponen de infraestructuras tecnológicas y recursos internos para la gestión y el mantenimiento de sus sistemas. Y deciden explotarlos y rentabilizarlos internamente.

Una apreciación. En las soluciones OnPremise, los datos no salen de la empresa y aunque algunos ven este aspecto como una ventaja, en realidad no lo es tanto porque el nivel de seguridad no es tan elevado como el que proporcionan los datacenter más avanzados.

Libertad para elegir

Con independencia de que una pyme se decante por una opción u otra, lo realmente importante es que, hoy, las pequeñas y medianas empresas, disponen de esa posibilidad de elegir. Y, serán entonces, los proveedores los que deberán poner a su alcance la información, pero también, la formación y el soporte que precisen no solo para ayudarles a tomar la mejor decisión posible sino para explotar al máximo el potencial de las soluciones que implementen.

En todo caso, el modelo de financiación tecnológica es uno de esos criterios que -como decía al principio- ponderan con mayor peso en el proceso de elección. Ahora bien, con independencia del modelo por el que se decante el cliente, la labor de acompañamiento en la implementación y configuración de la solución, así como la formación adecuada por parte del proveedor son unos “extras” imprescindibles ya, para optimizar el rendimiento funcional, operativo y tecnológico del sistema.

Datisa

Datisa

Deja un comentario