• 902 328 472
  • info@datisa.es

ERP: lo digital se abre paso

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
España avanza en el proceso de transformación digital, aunque las pymes se suman a este proceso de modernización, el ritmo sigue siendo lento, por lo que es necesario impulsar medidas para implicar a este tipo de organizaciones en la digitalización en España que, dicho sea de paso, debe ser conciliadora y debe reducir las desigualdades.

Hablar de transformación digital es hablar de un proceso que iniciamos años atrás, casi sin darnos cuenta, y que hoy se caracteriza por la eclosión de tecnologías que potencian lo virtual frente a lo real, dicho de un modo extremadamente sencillo. Empezamos dando grandes pasos que hoy casi nos provocan la risa, utilizando Internet y el correo electrónico, y ya vamos por el análisis de grandes volúmenes de información (Big Data), la interacción con las redes sociales, el pago a través de los móviles, el cloud, el Internet de las Cosas, o toda suerte de comercio electrónico ya sea B2B (ventas de empresa a empresa), B2C (Business to Consumer) o C2C (plataformas de market place como Amazon o Ebay donde los consumidores venden productos nuevos o de segunda mano a otros consumidores).

A pesar de ser un proceso imparable, y de que España ocupa una posición intermedia según el índice de digitalización DESI de la Comisión Europea, lo cierto es que queda aún mucho camino por recorrer en aras de progresar en la economía y la sociedad digital. Más aún, si hablamos del entorno de las pequeñas y medianas empresas, donde la tecnología tarda siempre un poco más en abrirse hueco, a pesar de su capacidad, ampliamente contrastada, para automatizar procesos, mejorar la eficiencia y, en última instancia, impulsar la rentabilidad de la organización.

Concretamente, hablando de gestión, las pymes siguen apuntando a la digitalización, aunque por el momento, el ritmo sigue siendo demasiado lento y, muchos procesos se quedan aún en la teoría sin llegar nunca a pasar a la práctica. No obstante, también hay que decir, que el índice de modernización de las pequeñas y medianas empresas en España, hoy por hoy, es mucho más elevado que hace apenas 10 años. Una década caracterizada por la mayor crisis económica de la historia reciente. Por lo tanto, si tuviéramos que utilizar términos académicos, podríamos decir que la pyme española, Necesita Mejorar, aunque, Progresa Adecuadamente en su transición de lo analógico a lo digital.

Según Gartner, en 2020 habrá unos 20.800 millones de dispositivos conectados en todo el mundo, frente a los 6.400 millones que se estiman en 2016. Esto nos da una idea de lo importante que será para las empresas, en especial para las pequeñas y medianas, no dejar pasar este tren. Hoy por hoy, fabricantes, integradores, distribuidores y, todos los actores que conforman el mercado tecnológico en España han asumido esta realidad y han elaborado propuestas competitivas para ayudar a estas organizaciones a formar parte del proceso transformador, porque, sin duda, la digitalización en España ha de ser conciliadora y reducir desigualdades en lugar de apuntalar la brecha digital de la que tanto hemos oído hablar. 

Datisa

Datisa

Deja un comentario