Fondos para el Plan Avanza: agotados temporalmente

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Las mejoras en la productividad alcanzadas con las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) han sido objeto de estudios, desde el mismo inicio de la llamada “Era Tecnológica”. Sus defensores más acérrimos, como el antiguo presidente de la Reserva Federal norteamericana, Alan Greenspan, consideraban que la Economía basada en las TIC, representa un nuevo modelo que permite combinar ritmos moderados de crecimiento, manteniendo unas tasas bajas de paro y de inflación.

Aún y cuando no se es partidario de esta defensa a ultranza, hoy ha quedado más que demostrado que la inversión inteligente en las nuevas tecnologías causa mejoras sustanciales en la capacidad y desempeño de las empresas y los empleados. Las TIC han sido un factor fundamental para los rápidos crecimientos en la productividad, desde mediados de los ‘90 hasta nuestros días, (período en el que la productividad general del mercado pasó, del 1.5% anual en años anteriores, al 2% anual en el período 1996-2000, para seguir creciendo).

Las mejoras alcanzadas por las organizaciones con la inversión en PCs, programas informáticos y formación en TIC, propiciaron el buen recibimiento del Plan Avanza que, como parte de la iniciativa europea “2010: Una Sociedad de Información Europea para el crecimiento y el empleo”, planteó en su primera fase 2005-2009, el objetivo de impulsar el desarrollo TIC en España, así como la adopción y el uso de las tecnologías por parte de la PYME.

El Plan fue también objeto de una valoración positiva por parte de la OCDE, cuyo representante Rolf Alter le definió como una política completa, que ha conseguido frenar la brecha digital entre España y otros países de la CE (no olvidemos que, según el informe de DMR Consulting y SEDISI, en el año 2002, España ocupaba los últimos lugares en el nivel de penetración de los PCs en las empresas, de todos los países de la Unión). Para el representante de la OCDE, el Plan Avanza también tenía posibilidades para consolidarse como una estrategia clave para España, contribuyendo a la recuperación económica en el corto plazo y a la fundación de un nuevo modelo económico sostenible, en el medio y largo plazo.

La segunda fase del Plan Avanza, para el período 2009-2011, continuaba las mismas áreas de actuación y, en cuanto a su tercera etapa, para el período 2011-2015, tuvo una acogida igual de positiva por parte del mercado, planteando objetivos incluso más ambiciosos, como situar a España en una posición de liderazgo en el desarrollo y uso de productos y servicios TIC avanzados.

Alarmas y desilusión

Aunque antes de verano expresábamos en este blog nuestras dudas acerca de si, dada la situación económica, habría fondos suficientes para desarrollar el Plan en toda su plenitud, pusimos todo nuestro empeño en divulgar las oportunidades que abría, y en especial el aprovechamiento del llamado Préstamos Tecnológico, para la informatización de las PYMEs.

En aquel entonces, para el Plan Avanza, ya estaba “colgado” en la página del ICO el Aviso: Fondos Agotados Temporalmente, e ingenuamente pensamos que lo de “temporalmente” era eso, temporal y la situación pronto se solventaría, y más, después de que el Gobierno anunciara su Plan 2011, en el cual se quería apostar por el sector tecnológico.

Dos meses después, sin embargo, en la página Web del ICO hoy continúa el mismo aviso, que reza que los fondos destinados para el 2010 ya están agotados y que hasta el 2011 no habrá más. Este retraso y la sensación general de que los recursos destinados son en general insuficientes, ha disparado las alarmas.

A finales de agosto, en declaraciones a Europa Press, el presidente de AMETIC, Jesús Banegas, indicaba que: “En la encrucijada actual de España, la salida sostenida y sostenible de la crisis y su solución pasan necesaria y felizmente por la TIC”, añadiendo que, a pesar de que el Gobierno haya manifestado en su día la importancia de apoyar al sector de las telecomunicaciones, la “intención, se ha desvanecido”. Según este responsable, y después de que las TIC y la I+D hayan sido los protagonistas de la política del Gobierno en el período 2005 – 2008, es un dato muy preocupante que, en el 2009, por primera vez en la historia, la actividad del sector de las telecomunicaciones se ha reducido en un 9% y, paralelamente, los recursos públicos destinados al I+D han bajado en un 15%.

Esta política de inversión choca frontalmente no sólo con las aspiraciones de miles de empresas, que confían en las nuevas tecnologías para mejorar sus resultados y competitividad, sino también con las recomendaciones de la propia OCDE, que en el informe antes citado definían como “peligroso” el que en España se frene la inversión en TIC.

Por supuesto que el actual momento económico exige sacrificios y la reducción de importantes partidas presupuestarias. Nada más lejos de nuestra intención, anteponer el impulso de las TIC a otras medidas más urgentes, en una economía ahogada por la crisis, pero aún así nos queda el gusanillo y la duda de si los recortes anunciados se han planteado separando bien “el grano de la paja”, o a través de una reducción proporcional sin más…Y es que, de darse este último caso, tendremos en el futuro problemas importantes, pues le estamos poniendo freno a una de las principales vías no sólo para salir del “atolladero”, sino para seguir creciendo y mejorando la posición de la economía española en el mercado global.

Datisa

Datisa

Deja un comentario