Los 3 grandes retos de la gestión financiera de las pymes

Las pymes españolas se enfrentan a importantes desafíos en su gestión para impulsar la salida de la crisis. En términos concretos, podemos hablar de 3 grandes retos en la gestión financiera de las pymes. Retos que afectan a su entorno operativo, logístico y financiero, propiamente dicho. Las pymes deberán apostar por la tecnología: plataformas de gestión inteligentes y ERP que permitan la integración con otros aplicativos (BI, CRM, Ecommerce …) Pero, también, implementar nuevos modelos de gestión basados en datos que prioricen la eficiencia y la rentabilidad.

En términos generales, el ecosistema empresarial deberá afrontar 3 grandes retos en la gestión financiera de las pymes. Por un lado, nos encontramos ante un nuevo paradigma en el entorno de los negocios. La digitalización del cliente impone a las pymes la necesidad de digitalizar, también, sus procesos. Y, más aún, digitalizar su gestión, su operativa, su relación con el cliente, sus canales de venta, etc.

Aparte de esta necesaria aproximación al cliente digital, las pymes deberán operar un nuevo escenario logístico. Ahora encontramos empresas que se convierten en el almacén de sus clientes. Y otras organizaciones que se desprenden de sus instalaciones logísticas para apoyarse en el almacén de terceros. Este nuevo “dibujo” del mapa logístico traerá cambios importantes -ya los estamos viendo- en los modelos de gestión.

Y, por otro lado, el entorno financiero con el que se encuentran las pymes ha obligado a apoyar su financiación nuevamente en sus proveedores. El “grifo bancario” gotea poco. Esto hace que las líneas de crédito no lleguen con fluidez a las pymes. Por lo tanto, como decía, deberán buscar el apoyo de sus proveedores para salir adelante. Pero, vayamos por partes:

Reto 1: Entorno operativo en el que prima la digitalización del cliente

El entorno operativo es una de las cosas que han cambiado, al introducirse la digitalización del cliente como nuevo paradigma. La demanda, definitivamente, se ha digitalizado, no solo como consecuencia de la pandemia. Es también una cuestión generacional. Hoy nos encontramos ya con clientes digitales tanto en entornos B2B, como B2C. Y, esto obliga a las pymes a reorganizarse para orientar su negocio. ¿Cómo?

  • Actualizando sus canales de venta
  • Creando nuevos canales con plataformas de ecommerce, por ejemplo

Reto 2: Nuevo escenario logístico

Hay empresas que se están convirtiendo en el almacén de sus clientes profesionales. Mientras que otras se sitúan en el extremo opuesto. Es decir, empresas que están abandonando sus almacenes para apoyarse en almacenes de terceros. Eso supone un reto en cuanto a transformación logística. Primero, las organizaciones deben tener claro dónde y cómo quieren posicionarse, si como un operador logístico para sus clientes. O si lo que quieren es apoyarse en proveedores para externalizar su parte logística. Saber dónde se está e implementar las medidas de automatización necesarias -compras, control de stock, medidas de aprovisionamiento inteligentes, etc.- es también un reto digital importante. Es un reto digital porque el cambio se basa en la automatización de procesos. Pero, también, porque se pone el foco en el acceso a la información y en las conexiones, también digitales, con los propios proveedores.

Reto 3: Entorno financiero convulso en el que será clave el apoyo de los proveedores

En este contexto de crisis financiera, las pymes vuelven a apoyar prácticamente toda su financiación en los proveedores por la ralentización de la financiación bancaria. Pero, los proveedores también se encuentran con caída de ventas, incremento de impagos, necesidad de renegociar facturaciones, formas de pago, etc. Esto genera la necesidad de un contexto de mecanización eficiente. También para llevar un control preciso de la tesorería. Es decir, se trata de garantizar una buena combinación de recursos financieros, basados en capital propio, con el apoyo de los proveedores o los bancos.

La automatización de la tesorería es, por tanto, otro gran reto de las pymes en un contexto en el que el análisis y el control financiero son aspectos críticos. Hablamos del análisis de la tesorería y del control financiero, entendido dentro de las prácticas de contabilidad de gestión. Ya sabes, planificación presupuestaria, control de desviaciones, contabilidad analítica, etc. Para lograr un equilibrio de todo esto es necesario que la digitalización avance a buen ritmo. También es importante como decíamos en soluciones financieras para innovar en tiempos de crisis innovar. Incluso en el apartado financiero es posible pensar y hacer las cosas de manera diferente.

En este contexto, el papel de las direcciones financieras será clave, especialmente en el mundo de las pymes.  Hablar de operaciones, de logística o de finanzas, por separado, es utilizar un lenguaje demasiado orgánico. Sin embargo, la dirección financiera puede impulsar un liderazgo más transversal, haciendo que la información operativa desemboque en un mejor control financiero.

Si quieres saber más sobre cómo encarar los 3 grandes retos en la gestión financiera de las pymes, échale un vistazo al siguiente vídeo.

Apostar por estructuras más transversales

Además de estos 3 grandes retos en la gestión financieras de las pymes, hay cuestiones como la planificación presupuestaria y el control de desviaciones en tiempo real, que también serán clave. Sin embargo, un aspecto que merece una atención aparte para optimizar la gestión -digamos, integral- del negocio, es su capacidad de reacción transversal. Y, merece de una atención especial porque, precisamente, en el ecosistema pyme, destacan las estructuras tradicionales, verticales. Por eso, es un desafío importante el hecho de cambiar esas estructuras tan verticalizadas y darles la transversalidad y profundidad que demanda el mercado.

La Inteligencia de Negocio proporciona más información financiera, de negocio, en tiempo real, accesible desde cualquier dispositivo y presentada de forma gráfica. Y, sobre todo, entendible Clic para tuitear

El objetivo: alcanzar mayor agilidad en las operaciones, y, en la toma de decisiones. Cada vez hay que pensar menos en departamentos estancos. Y, poner el foco más en esa transversalidad de la que hablamos. Y, en este sentido, la dirección financiera está en una posición ideal porque maneja información financiera. Pero, también, información operativa, comercial o logística relacionada con esos datos financieros. Por ejemplo: uno de los capítulos más complejos de gestionar de las pymes es el circulante. Lo es porque de él depende su liquidez e, incluso, su rentabilidad. Entonces, ¿qué se esconde detrás del circulante? Fundamentalmente en las pymes 3 items:

  • Saldos de clientes. Lo que me deben los clientes
  • Los stocks. Las existencias que tenemos
  • La tesorería. El dinero que tenemos en caja

En por qué es clave la gestión del circulante en tiempos de crisis encontrarás algunas pistas que te ayudarán a entender un poco mejor la importancia del circulante en el ecosistema pyme.

Datos para ganar eficiencia y flexibilidad

Normalmente las pymes tienen poca agilidad. O, mejor dicho, poca costumbre en el manejo de los datos. Y, eso, en sí mismo, es un reto más para la gestión financiera en las pymes.  Sin embargo, cada vez es más importante hacer que las pymes manejen con soltura la información. Y, más aún, la información financiera.

Generalmente, las medianas empresas se fijaban en las cifras de facturación o en las cuentas de pérdidas y ganancias en el mejor de los casos.  Lo hacían, además, de una forma muy agregada, sin entrar en detalles, ni en técnicas de contabilidad analítica, ni de planificación. Han utilizado los datos casi a modo de contabilidad financiera. Es decir, pensando en la rendición de cuentas a terceros y no tanto en una contabilidad de negocio, para la toma de decisiones.

¿Por qué muchas veces las pymes no han utilizado el dato financiero? Quizá porque lo han visto demasiado complicado. Por eso, aquí juega un papel fundamental la Inteligencia de Negocio -el BI- que permite a las direcciones financieras, las gerencias o los mandos intermedios tener más información. Pero ¡ojo! más información financiera, de negocio, en tiempo real, accesible desde cualquier dispositivo y presentada de forma gráfica. Y, sobre todo, entendible.

Es decir, que todos los días dispongan de cuadros de mando en los que poder ver los datos desde el punto de vista de la rentabilidad. Pero también, desde el prisma de la comparativa anual, de evolución de gastos de explotación, … Esta información proporciona un mapa que muestra el punto exacto en el que se encuentra la organización. Entonces, creo que es fundamental que añadamos a los informes tradicionales, contables, financieros, esa inteligencia de negocio que permita entender la información desde otros ámbitos de gestión de la empresa. Y, no solo, desde la óptica de la dirección financiera. Es la manera de dotar de esa transversalidad a la organización.

En definitiva, además de los 3 grandes retos en la gestión financiera de las pymes, estos negocios se enfrentan a otros desafíos importantes, más allá de la digitalización de sus procesos. ¿Quieres que te ayudemos? Contacta con nosotros.

Datisa

Datisa

Deja un comentario