• 902 328 472
  • info@datisa.es

La formación indispensable en la evolución

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

“Aprender implica una capacidad innata de sorprender que debe acompañarnos siempre. Da igual el motivo por el que quieras saber, lo importante es ampliar el conocimiento, y pensar luego porqué o para qué”.

shutterstock_8965456El saber no ocupa lugar. Cuántas veces hemos oído o pronunciado, incluso, esta frase tan tópica. Casi me da hasta vergüenza repetirla porque me veo siendo apenas una adolescente junto a mis padres tratando de hacerme entender lo importante que es aprender, da igual el momento de tu vida en el que te encuentres. Y da igual, si esta frase la aplicas al ámbito personal o la extrapolas al espectro profesional.

Visto en retrospectiva, la memoria va arrojando un montón de dichos populares que asocia no sé si automáticamente, a otras tantas situaciones reales relacionadas con el aprendizaje y la importancia de éste en el devenir vital de todo individuo. Y si me centro en el ámbito laboral, me siento orgullosa de las cosas que he aprendido de toda la gente con la que he trabajado y también de todos los maestros que he tenido a lo largo de todos estos años. Ufff!!!! Me está quedando un post demasiado melancólico, ¿no? Pues no es lo que pretendo. Lo que he dicho hasta ahora, pretendía ser una entrada, sencillita y descafeinada, para explicar lo importante que es la formación en todos los sentidos, pero sí, me enrollé, así que retomo, así, sin paños calientes.

Formación en la base

shutterstock_67061254_PEQUEÑASi un día te compras un smartphone una de las primeras cosas que harás, no me cabe ninguna duda, es acudir al manual de instrucciones o incluso, descargarte algún tutorial en el que puedas ver cuáles son las principales funcionalidades del terminal o cómo sacarle un mejor partido al teléfono. Sin embargo, nos hemos encontrado muchas veces con usuarios, bastante reticentes al cambio, cuando se trata de utilizar una solución nueva en el ámbito del trabajo. O incluso, hemos conocido y trabajado con personas muy selectivas a la hora de aprender determinadas cuestiones que facilitarían el desempeño de sus funciones. ¿Por qué pasa esto? Si en ambos casos hablamos de tecnología y en ambos casos, hablamos de software que aportará una mejora sustancial a su día a día. ¿Quién sabe? Lo único que podemos hacer es predicar con el ejemplo y poner al alcance del usuario no sólo el software sino las herramientas necesarias para que pueda aprovecharlo al máximo a través de diferentes acciones formativas que se adapten en tiempo y forma, es decir, horarios y contenidos, a sus requerimientos.

Pero también, predicar con el ejemplo implica que, quienes participamos de un modo u otro en la concepción y comercialización de una aplicación tecnológica tenemos el deber y la obligación de destinar parte de nuestro tiempo a la formación. Una formación que nos permite interiorizar el aprendizaje de nuevos modelos, el uso de tecnología más innovadora o la puesta en práctica de procesos más eficientes. Dicho esto, por si te interesa te remito a la página de formación de DATISA donde podrás ver todos los cursos programados.

 

Datisa

Datisa

Deja un comentario