La importancia de la tecnología en las Pymes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

El tejido empresarial español se compone principalmente de Pymes y autónomos.  Así lo pone de manifiesto el último estudio realizado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, totalizando 3.195.210 empresas, de las que 3.191.416 (99,88%) son Pymes; entendiéndose como tales aquellas empresas que tienen entre 1 y 249 asalariados, cifra muy lejana a la de otros países como EEUU, donde hay Pymes con un millar de empleados. Sin embargo, una gran cantidad de ese 99,88% de empresas no se gestiona como tal. Esto es así,  por múltiples razones.

Uno de los muchos rasgos en común entre un autónomo, una Pyme de 46 empleados y una gran cuenta, tiene que ver, por ejemplo, con el inexcusable cumplimiento de sus obligaciones tributarias. Sin embargo, existe la creencia errónea de que, las empresas necesitan herramientas que les permitan optimizar la obtención de sus Declaraciones o la presentación de sus cuentas en el Registro Mercantil, en función de su tamaño.

Nada más lejos de la realidad. Utilizar el tamaño de una empresa para limitar su acceso a una tecnología que les permitiría avanzar en su gestión, mejorando su productividad y, por tanto, su rendimiento es un “error de bulto”. Así lo ha entendido el mercado que por fin, ha tomado conciencia de la importancia de las pequeñas y medianas empresas en el conjunto global de la economía española a la que aportan el 65% del Producto Interior Bruto.

Nuevas fórmulas para acceder a soluciones tecnológicas y nuevos modelos de explotación y comercialización han permitido “abaratar” los costes, que era la principal traba –y no el tamaño- para que las Pymes accedieran a este tipo de herramientas.


Sistemas de gestión empresarial que aportan una visión de 360º

Cualquier empresa debe realizar una serie de tareas, inherentes a su propia condición. Gestionar y administrar sus compras y sus ventas, sus procesos de cobro y pagos, optimizar su almacén, si dispone del mismo, agilizar su contabilidad, cumplir con sus obligaciones impositivas, etc. Además, las empresas, también las Pymes, deben buscar constantemente nuevas fórmulas que les permitan afianzar su posición, abrir nuevas vías para explorar otros mercados, ya sean nacionales o internacionales, desarrollar e implementar nuevas estrategias que les permitan ganar visibilidad, cuota de mercado y, en términos generales, evolucionar.

Los Sistemas de Gestión Empresarial, aportan una visión global del negocio. Una perspectiva de 360º que ayudará a los gerentes a tomar decisiones basadas no sólo en datos, sino en información consistente, actualizada, real y cierta. Qué producto es el que más y mejor se ha vendido, cuánto le ha costado a la empresa ponerlo en el mercado, qué precio es el adecuado, cuál es el coste del time to market, qué estrategia para gestionar el almacén ha arrojado mejores resultados, qué centro de producción es más rentable, etc.

Los ERP ayudan a liberar recursos, personas que hasta el momento se dedicaban a la realización de tareas mecánicas (contabilizar facturas, controlar fechas de cobros y pagos, tramitar y contrastar presupuestos y albaranes, cuadrar los movimientos bancarios, asegurarse de que se cumplen las condiciones pactadas con las entidades financieras, etc.) podrán orientar ahora sus esfuerzos y su tiempo en otra dirección que permita aportar más valor a la empresa y, por tanto, contribuir a mejorar la productividad de la misma.

Los aplicativos de gestión empresarial, no sólo mejoran los procesos, liberan recursos y aportan una imagen completa, global e integrada de la empresa sino que, impulsan un cambio positivo dentro de las organizaciones. Es decir, contribuyen a cambiar la perspectiva dentro de las mismas y lo que antes se hacía porque sí, ahora se hace, procesando y analizando qué se hace bien y qué se podría mejorar, lo que repercute, sin duda, en la cuenta de resultados final.

Datisa

Datisa

Deja un comentario