ERP en SaaS para mitigar los efectos del Coronavirus

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Implementar un ERP y hacerlo en la nube o en modo SaaS ya formaba parte de las prioridades de muchas pymes antes del estallido de la crisis por el Covid19. Empresas cuya visión de futuro se ha visto obligatoriamente condicionada por la necesidad de implementar medidas y soluciones urgentes que les permitieran hacer frente a la situación excepcional que estamos viviendo. Por eso, conviene recordar algunas de las razones que hacen del ERP en SaaS una alternativa más que efectiva para operar en remoto.

Son varias las ventajas que proporcionan los ERP al entorno de gestión de las pymes. Pero, este tipo de organizaciones no siempre tienen claro cómo impactan esas ventajas en su competitividad o en la diferenciación respecto a otras organizaciones similares.

Antes de que miles de pequeñas y medianas empresas en nuestro país tuvieran que adaptar, aceleradamente, sus modelos de operación al trabajo en remoto eran ya muchas las organizaciones que apuntaban a esta modalidad de explotación tecnológica. Datisa recopila algunas de las principales razones por las que el ERP en modo SaaS estaba ya en la lista de objetivos de muchas pymes antes de que entraran en vigor las medidas adoptadas por el gobierno para acelerar la contención de la epidemia.

  • Flexibilidad y escalabilidad. Invertir en la compra de una licencia o en el alojamiento inhouse de un ERP implica un gran desembolso económico y, el compromiso, a largo plazo con una tecnología y un proveedor que puede que no siempre resulte ventajoso. Tanto la nube como el Software como Servicio eliminan los compromisos a largo plazo y proporcionan la flexibilidad que las pymes necesitan para cambiar, ampliar o recortar funcionalidades.

El SaaS, como modelo de comercialización y explotación tecnológica permite a las empresas disponer de más o menos funcionalidades si cambian sus necesidades.

  • Acceso en remoto. Para mantener los niveles de competitividad en una situación de excepción como la que estamos viviendo, una pyme necesita poder hacer efectiva y real su digitalización. En la mayoría de los casos así ha sido.

Facilitar el acceso online al sistema ERP de la organización ha sido imprescindible para poder seguir enviando presupuestos, gestionar los inventarios, controlar y analizar los ingresos y los pagos, los cobros y los pagos, etc. Sin embargo, al disponer del ERP en modo SaaS los usuarios pueden seguir haciendo su trabajo, desde el primer día, de la misma manera que si estuvieran frente al ordenador de su oficina.

  • Seguridad como servicio. El hecho de poder acceder desde cualquier sitio y en cualquier momento puede sonar más a incremento del riesgo que a garantías de protección. Sin embargo, suscribirse a un ERP en SaaS implica también suscribirse a un servicio en la Nube con las elevadísimas cotas de seguridad que ofrecen los sistemas cloud.

Los proveedores de tecnología en cloud, por la propia naturaleza de sus negocios, están en mejor disposición de proporcionar mayor seguridad ya que están especializados en ofrecer, no solo servidores, sino también, seguridad como un componente más de sus servicios. Esto es lo que hace que sus inversiones en soluciones de ciberseguridad, en herramientas avanzadas de monitoreo o en sistemas de duplicación de datos sean elevadísimas, mucho más de lo que pudiera invertir cualquier pyme.

Pero, además, los proveedores de ERP en SaaS han definido y practicado modelos de actuación efectivos para hacer frente a ataques a gran escala, lo que les permite estar más y mejor preparados ante una eventual situación de emergencia. Operar en con un ERP en SaaS también implica, disponer automáticamente de todos los parches de seguridad y actualizaciones que vayan publicándose, lo que eleva el nivel de protección del sistema, también, de forma automática.

  • Innovación y mejora continua. Es bastante frecuente que las empresas quieran incorporar nuevas funcionalidades a sus plataformas de gestión, pero lo van postponiendo porque nunca encuentran el momento adecuado. Las actualizaciones cuando hablamos de un sistema SaaS son sencillas y se incorporan automáticamente. En un ERP en local, las actualizaciones a veces implican una implementación nueva que acarrea horas de inactividad.

Esto no pasa con las actualizaciones de un ERP en SaaS, que se introducen regularmente, por lo general, suele haber una actualización menor cada tres meses y una nueva versión del sistema cada año. La actualización constante de funcionalidades, de seguridad y la corrección de errores, ayudarán a las pymes no solo a operar en remoto sino a mantenerse a la vanguardia de la innovación.

Contacta con nuestro gabinete de prensa

Datisa

Datisa

Deja un comentario