• 902 328 472
  • info@datisa.es

Tecnología, año cero

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
La sociedad ha cambiado en los últimos años mucho y la tecnología ha sido uno de los instrumentos que más han impulsado ese cambio.

Ayer comenzó oficialmente la Mobile World Congress de Barcelona, la feria de tecnología móvil más grande del mundo y hoy, es noticia la charla de ayer del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, en la que recordó la importancia de que todo el mundo tenga acceso a Internet. Por lo tanto, durante las próximas semanas hablaremos mucho sobre evolución tecnológica, sobre innovación, sobre autómatas, inteligencia artificial, robots, y sobre toda suerte de artilugios e inventos que para unos representan el paso hacia una sociedad más moderna y avanzada, y, para otros, -los menos- una peligrosa exploración.

La intervención de Mark Zuckerberg viene a confirmar lo que muchas veces hemos oído sobre la necesidad de eliminar la brecha digital.  Me da igual si utilizamos criterios demográficos, sociales, económicos, geográficos o de cualquier otra índole para justificar la diferencia entre los que tienen fácil acceso a la tecnología y los que no.

Hace unos cuantos años -relativamente pocos- ni existía Internet, había  teléfonos móviles, ni apenas ordenadores, … nos comunicábamos por carta, escribíamos a mano o a máquina y los pocos ordenadores que existían eran más un tesoro, al que pocos tenían acceso, que una herramienta de trabajo. La tele era de tubo, casi en blanco y negro y con sólo dos canales, P Ú B L I C O S. ¿TDT? ¿Eso qué es? Los medios de transporte, sin AVE y con utilitarios sin ABS ni cinturones de seguridad atrás, te puedes imaginar cómo funcionaban. Lentos, muuuuuuuy lentos y con la seguridad, más bien, justita, por no decir, inexistente.

Podría seguir citando ejemplos, y seguro que más de uno, sonreiría sólo imaginándose la estampa. Pero estos pocos ejemplos, son suficientes para hacernos una idea de lo que ha cambiado el mundo gracias a la tecnología. Los que trabajamos en empresas tecnológicas, españolas y con más de 30 años, tenemos una idea muy clara de cómo estaban las cosas antes y cómo están ahora. Pero, sobre todo, tenemos una idea meridianamente clara, del trabajo invertido en ese período que conecta el antes y el ahora y, más aún, del trabajo que representará, el después.

En España, hace 30 años, de informática sólo hablaban unos pocos visionarios y otros cuantos chalados, a los que hoy llamaríamos friquis. Unos cuantos lustros después, tenemos que agradecer a unos y a otros, su empeño, su capacidad de ver más allá y su esfuerzo, económico y humano, para desarrollar programas informáticos, hardware, o infraestructuras. Y también les damos las gracias porque ellos y sólo ellos, son el espejo en el que debemos mirarnos todos los que hoy hablamos, escribimos y, de una manera u otra, vinculamos nuestra carrera profesional al Cloud,  al Big Data o al Internet de las Cosas.

 

 

Datisa

Datisa

Deja un comentario