Transformación digital de las pymes: el gran reto en España

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
La edición 2016 del Índice de la Economía y la Sociedad Digitales dice que España tiene una moderada ventaja con respecto a la media europea en integración de la tecnología digital y está muy por encima en servicios públicos digitales, pero falla en digitalización de las pymes.

Todo el mundo habla de transformación digital y, aunque en algunos casos, sigue pareciendo casi ciencia ficción -sobre todo en el ámbito de las pymes- lo cierto es que, en general, nuestro país parece estar haciendo bien los deberes. Así lo pone de manifiesto la Comisión Europea en su Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI).

En la edición de 2016 de este Índice que acaba de publicarse, España ocupa el puesto 15 en el ránking, subiendo de hecho, dos posiciones, respecto al año pasado. Destaca el informe que España supera la media de la Unión Europea en dos ámbitos: tiene una moderada ventaja en integración de la tecnología digital y está muy por encima en servicios públicos digitales (e-administración). Según se desprende también de sus conclusiones, nuestro país se posiciona muy bien en infraestructuras, sobre todo en las novedosas como la fibra o el open data.

Sin embargo, y aquí viene el pero, todavía tenemos un gran reto pendiente que no es otro que el de la transformación digital de las pymes. La razón que podría explicar este gap que separa el buen estado general del país de la pésima radiografía de la digitalización de las pequeñas y medianas empresas, es la complexión misma del propio tejido empresarial español. En España, prácticamente el 95,5% de las empresas tienen entre 1 y 8 empleados, o sea, son micro-pymes.

¿Debería justificar este hecho el escaso impulso transformador que presentan las pymes? Yo diría que no. Pero lo cierto es que, resulta complicado imponer cambios en el día a día de unas organizaciones en las que falta tiempo, falta presupuesto y, lógicamente, falta la transformación cultural que sí han asumido las grandes empresas que han asimilado, en su mayoría una nueva manera de entender el mercado, los negocios, la sociedad en general.

Por otra parte, y haciendo caso de la misma fuente, el comercio electrónico, empieza a ser otra oportunidad perdida para las pequeñas y medianas empresas. El DESI lo confirma con cifras. El 65% de los internautas europeos compra online, pero sólo el 16% de las pymes venden por Internet. Por lo tanto, buena idea la de la Comisión Europea que tiene previsto un paquete legislativo para impulsar el e-commerce. Habrá que esperar a verlo. En todo caso, cualquier ayuda en esta línea será bien recibida.

 

Datisa

Datisa

Deja un comentario