• 902 328 472
  • info@datisa.es

Unificación de los cobros y pagos intracomunitarios, pros y contras

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
La UE pretende crear una zona de pagos única , la SEPA (Single Euro Payments Area), con el objeto de agilizar las transacciones comunitarias. Analizamos pros y contras

El pasado viernes, El Banco Central Europeo publicaba su séptimo informe sobre la SEPA (Single Euro Payments Area) Zona de Pagos Única para el Euro en el que señalaban los logros conseguidos, los retos y los elementos clave para el éxito.

Este sistema, busca que los clientes puedan efectuar pagos en euros sin efectivo a cualquier cuenta situada en cualquier lugar de Europa unificando las herramientas de cobro y pago para que comerciar en el viejo continente sea igual de fácil que dentro de un mismo país. Estos requisitos sustituirán a los fijados por cada país creando una zona de pagos única.

En el informe queda claro que no se cumplen los objetivos marcados para crear una zona única de pagos en el 2010 y que todavía queda mucho por hacer, poniéndose una nueva meta para 2013. Aún así, ya se han dado pasos importantes para su avance.

Pero, ¿eso que supone para el ciudadano de a pie y para las empresas?

shutterstock_252518776Cualquier persona, física o jurídica, podrá unificar todos sus pagos electrónicos en una única cuenta. Así por ejemplo, podremos alquilar una casa para este verano en la Toscana y hacer la reserva sin salir de casa, cuando antes teníamos que trasladarnos a nuestra sucursal para hacer una transferencia internacional.

Las ventajas de la estandarización son indudables tanto para ciudadanos como para empresas facilitando enormemente las transacciones intracomunitarias y por tanto, incrementando las posibilidades de ampliar el mercado, llegando a una verdadera integración. La creación de un entorno de pagos competitivo y en las mismas condiciones para todos implica la simplificación y homogenización de los instrumentos de pago.

La transparencia en los servicios bancarios, también beneficiará a las empresas y particulares, ya que se podrá trabajar con cualquier banco de la SEPA, lo que permitirá poder comparar las condiciones entre una y otra entidad bancaria.

La unificación de herramientas de cobro y pago en el ámbito intracomunitario, supondrá en algunos casos un avance para el sistema español, como por ejemplo, en la disminución de la fecha valor a un día o en la posibilidad de que cobrador y pagador compartan los gastos financieros en las transferencias, aunque esta última por su complejidad todavía no se está aplicando por las entidades, salvo en las transferencias al extranjero.

¿Y cuales son las pegas?

La ampliación del plazo para rechazar los cobros por domiciliación bancaria, conllevará un claro retroceso para el avanzado sistema financiero español, lo que está causando seria preocupación sobre todo entre las empresas proveedoras, en relación con la seguridad de los cobros de productos y servicios prestados.

Otro paso importante en la SEPA, para facilitar el comercio intracomunitario, será la implantación de un estándar único de Factura Electrónica en la CEE, aunque esto último no se encuentra entre sus prioridades a corto-medio plazo.

También, hay que tener en cuenta, para el éxito del proyecto la adaptación paralela de los sistemas de información utilizados, tanto en las entidades financieras, como en las empresas privadas, para que estos sean capaces de generar, intercambiar y tramitar ficheros en los formatos definidos por la SEPA. Se trata de una adaptación tecnológica que requiere sin duda un esfuerzo económico, pero sin la cual será imposible alcanzar la automatización de procesos buscada y esta ambiciosa iniciativa podría quedarse en “papel mojado”.

Como proveedores tecnológicos, no nos queda otra que seguir muy de cerca la evolución de la SEPA y poner a disposición de las empresas, lo más rápido posible, las herramientas informáticas necesarias para su aprovechamiento.

Concluyendo, el balance final de esta iniciativa es positivo, y es que la estandarización de procesos siempre lo es, dado que en este caso, se impulsará la libre competencia entre entidades europeas.

Datisa

Datisa

Deja un comentario