• 902 328 472
  • info@datisa.es

El Comercio Electrónico en España, suma y sigue

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Según los últimos datos publicados en el informe del ONTSI sobre Comercio Electrónico B2C 2012 (edición 2013), esta actividad sigue creciendo en España, ingresando 12.383 millones de euros. Según la misma fuente, el B2C en nuestro país aumentó un 13,4% con respecto al año anterior, principalmente por el incremento de internautas compradores (hasta un 15% más).  Por primera vez los sitios web que venden mayoritariamente online, se han convertido en el principal canal de compra.

Estas cifras invitan necesariamente a la reflexión. Lo que hace unos años se perfilaba como el futuro en la actividad comercial, se está convirtiendo hoy en la fórmula perfecta para afrontar un período inestable y convulso y, de paso, para consolidarse ya no sólo entre un público más o menos “adicto” a la tecnología, sino entre una población mayoritaria que opta por el B2C para ganar tiempo y reducir costes.

Rapidez, comodidad y, por supuesto, precios más ajustados, son la fórmula ganadora para una actividad que en sus comienzos contaba con más detractores que defensores. Entre las causas de este despegue, podríamos decir, sigiloso, despuntan las cuestiones de seguridad. El miedo a que las transacciones no fueran seguras y el no “tocar”, ni siquiera visualizar “in situ” aquello que se adquiere, no acababa de convencer al comprador, digamos, más tradicional.

 

El éxito de los negocios online

Sin embargo, hoy las cosas han cambiado. Lo vemos en el mismo informe que mencionábamos al comienzo de estas líneas. Pero también en el día a día doméstico y profesional en el que compramos a golpe de click toda suerte de productos y servicios. Según los expertos cada vez son más las empresas, grandes y pequeñas, que se plantean tener toda o parte de su oferta disponible en la Red como un nuevo canal comercial. Pero para lograrlo, es necesario combinar una serie de elementos que permitan a la compañía ser competitiva, también online. Porque tener un “escaparate virtual” bonito, no es suficiente.

En un negocio online, no basta un buen diseño para empezar a vender. Muchas empresas, convencidas de que el trabajo en la Red era más liviano que el off-line, han fracasado por no medir, con suficiente coherencia las exigencias y los retos que marca este entorno, por otra parte, tan atractivo. De hecho, según las últimas cifras del mercado, el 90% de las start up de Internet que se ponen en marcha en todo el mundo muere a los tres años.

Para que esto no suceda, el paso previo a la creación de un negocio en la Red debe ser la previsión logística ya que, el crecimiento puede ser más rápido que en una empresa tradicional. También hay que cuidar y garantizar las formas de pago, cuantas más mejor y ofrecer siempre, un producto o servicio, que marque la diferencia con cualquiera de los propuestos por el resto de competidores. Un diseño web atractivo y una navegación, sencilla, usabilidad y accesibilidad, intuitivas, son aspectos que se sobreentienden. Pero a todo ello, hay que sumarle además, la elaboración y puesta en práctica de estrategias propias de un marketing, similar en concepto, pero muy diferente en su ejecución, al convencional (posicionamiento SEO, publicidad online, conocimiento del entorno 2.0, etc.)


¿Y, qué hay de la conexión con los ERP?

No obstante, para obtener el máximo rendimiento de una tienda online, además del diseño de la página, su administración y todo lo que hemos mencionado hasta ahora, es importante generar una conexión con el sistema de gestión de la compañía. De este modo, además de una programación y creatividad visual sumada a la integración con una o varias pasarelas de pago para permitir pagos con tarjeta las 24 horas del día, será posible integrar, en un único sistema de gestión, toda la información que se desprenda del negocio. Esto aportará una visión global del mismo, sea cual sea su naturaleza, desde que se hace el pedido hasta que se realiza la entrega y permitirá integrar todas las transacciones operativas en una sola.

Mejorar el conocimiento de los clientes, sus gustos, sus preferencias, las compras que han realizado en determinados períodos de tiempo; automatizar la contabilidad de los cobros y pagos, así como de los pedidos y las facturas, tanto las que se emiten como los que se reciben; y sincronizar el inventario para garantizar el stock necesario, son sólo algunas de las cuestiones básicas que justifican la integración de las soluciones e-commerce con las plataformas ERP.

 

Datisa

Datisa

Deja un comentario