Impacto de la inflación: ¿Cómo gestionarlo?

A medida que aumentan los precios y continúan los problemas de suministro, gestionar la rentabilidad de las pymes se hace cada vez más desafiante. Combatir el impacto de la inflación es, hoy por hoy, una de las principales preocupaciones de las pequeñas y medianas empresas.  Aumentar los precios está siendo una respuesta generalizada. Pero, con eso, no basta. Hay que proteger la tesorería y maximizar la eficiencia. Para conseguirlo, las pymes apuestan por una gestión detallada de la contabilidad y por automatizar los procesos de gestión.

En agosto de 2022, la tasa de variación anual del IPC en España se situaba en un escalofriante 10,4%. Mientras que la inflación acumulada en lo que va de año, alcanza ya, el 5,7%. Esto, sumado a la crisis energética, agravada tras la interrupción del suministro del gas ruso, vuelve a poner contra las cuerdas al ecosistema de pymes en nuestro país, que busca alternativas para combatir el impacto de la inflación en sus negocios.

Ante este panorama que ya deja entrever una, más que probable, recesión económica el próximo año, las pequeñas y medianas empresas se enfrentan a un final de ejercicio «complejo» y a un 2023 «con unas previsiones más duras todavía”.

No es de extrañar que, los empresarios y directivos de las pymes españolas están tremendamente preocupados por este ascenso de la inflación en nuestro país. Y, por las consecuencias que implica la subida de precios y la pérdida de poder adquisitivo, tanto para los ciudadanos, como para las propias empresas.

Neutralizar el impacto de la inflación

Como explica Pablo Couso, director comercial de Datisa “uno de los efectos más visibles de la inflación es la reducción del valor real del dinero. Esto puede afectar a las pymes de muchas maneras, principalmente porque sus costes operativos aumentan mientras que los márgenes de beneficio se reducen. Esto hará que, como primera medida, tiendan a incrementar el precio de sus productos/servicios. Aunque, más allá de eso, para mitigar el impacto de la inflación deberán tomar medidas de mayor recorrido. Medidas que les permita consolidar la rentabilidad de su negocio, también a medio plazo”.

En comparación con las empresas más grandes, la inflación supone un mayor desafío para las pymes. Entre otras cosas, por la dificultad añadida para acceder a fondos, en forma de financiación bancaria, créditos, préstamos, etc., teniendo en cuenta que el endurecimiento de las condiciones por parte de las instituciones financieras.

Por lo tanto, el flujo de efectivo puede verse comprometido por el aumento del coste de los suministros, la reducción del margen de beneficio y el retraso en el cobro de las facturas, debido a la falta de liquidez de los clientes.

En tiempos de inflación alta, explica Couso, “las pymes se enfrentan al dilema de aumentar precios o absorber costes más altos. El incremento de los precios puede ayudar a garantizar la rentabilidad. Pero, a medio plazo también podría disminuir la retención de clientes. Encontrar la solución adecuada no es un camino fácil. La recomendación es analizar la información financiera del negocio y, con los datos en la mano, tomar las decisiones que mejor encajen con el proyecto a medio y largo plazo”.

En todo caso, el director comercial de Datisa, apunta una serie de recomendaciones para hacer minimizar el impacto de la inflación en las pymes:

Centrarse en la eficiencia y la productividad

Tener un plan de negocio claro y poner el foco en la manera de hacer más con menos es una excelente forma de reducir costes. Si aún utilizas procesos manuales para tareas cotidianas como la contabilidad, la facturación o el almacén, es un buen momento para impulsar cambios.

Agilizar y automatizar procesos

Automatizar tareas repetitivas reduce errores, simplifica los procesos y mejora el servicio que se presta al cliente. Y, hay que recordar que los clientes quieren respuestas rápidas, sencillas y confiables. Para decidir qué procesos se pueden/deben automatizar, una regla sencilla puede ser la de identificar tareas con pocas variables, repetitiva y que no requiera capacidad intelectual para tomar decisiones. Por ejemplo, un ERP puede simplificar la planificación de ingresos o la previsión de gastos. Y, en términos generales, proporciona una visión general del estado de situación del negocio que ayuda a mejorar la gestión operativa de la empresa. Una mejora de este tipo, sin duda, contribuirá a minimizar el impacto de la inflación en el negocio.

Optimizar la gestión de la facturación

Algunas medidas que, a priori, parecen ajenas a la lucha contra la inflación pueden contribuir a superar la crisis. Mejorar la gestión de los procesos de facturación, es una de ellas. Al optimizar estos procesos, se compensa el deterior del margen inducido por la inflación. Este enfoque proporcionará a las pymes ventajas como una mejor re-negociación de las condiciones de pago con sus clientes, una emisión rápida y sencilla de las facturas, el seguimiento de los cobros y pagos o la identificación automática de los pagos atrasados para implementar las medidas adecuadas. Un ERP ayuda a optimizar estos procesos, automatizando tareas. Y, permite a los entornos financieros, ofrecer diferentes formas de pago para adaptarse a las nuevas situaciones de sus clientes.

Ajustar inventarios

Planificar o prever un aumento de la inflación puede ser complejo porque las señales de advertencia no siempre son tan claras. Sin embargo, el escenario actual ya apunta a un posible estado de recesión en la economía. Por lo que, una manera de mantenerse un paso por delante de la inflación y de las inestabilidades que se prevén puede ser acumular existencias antes de que los proveedores suban aún más sus precios. Ahora bien, será importante contar con la ayuda de un buen ERP para evitar gastar las reservas de efectivo en el acopio de existencias. Comprar antes de que aumenten más los precios puede colocar a las pymes en una posición ventajosa respecto a la competencia. Eso sí, hay que prestar mucha atención a la gestión óptima del almacén y, más aún, a la gestión minuciosa del flujo de caja.

En definitiva, tanto si las empresas esperan ingresos considerables en los próximos meses, como si vaticinan una contracción de la demanda, el impacto de la inflación es algo para lo que todas deben estar preparadas. Es una variable que afecta directamente al gasto, a las inversiones y al coste de vida, en general. Con la estrategia y el software ERP adecuado se espera que las pymes puedan superar los efectos más negativos de la inflación.

Sobre Datisa

Datisa es uno de los principales desarrolladores de software de gestión empresarial para pymes en España. El ERP de Datisa, disponible también para entornos Cloud y modelos SaaS, ofrece una completa gama de soluciones que incluyen aplicativos financieros, de gestión comercial y compras, y programas para el control de la facturación y del almacén. Su objetivo es ayudar a las pymes a gestionar con eficiencia sus procesos financieros y administrativos ofreciendo soluciones innovadoras, diferentes y con valor añadido.

Contacta con nuestro gabinete de prensa

 

¿Te ha gustado este contenido?

Si te ha gustado apúntate a nuestra newsleter, todos los meses escribimos sobre empresa y Pymes de una manera amena, contando anécdotas y sobre todo con contenido muy útil. Te espero dentro:   .

¿Quieres más?

que-es-el-reglamento-de-facturacion
Factura

¿Qué es el reglamento de facturación?

La finalidad que tiene el reglamento de facturación es reducir las cargas administrativas de las empresas, garantizar igual trato a las facturas en papel como