• 902 328 472
  • info@datisa.es

Seleccionar y fidelizar el talento en la era digital

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
La era digital ha traído a las organizaciones una curiosa paradoja desde el punto de vista de los recursos humanos. Mientras que los niveles de desempleo siguen siendo elevados -3,3 M de desempleados según la EPA- muchas empresas se encuentran con serias dificultades para cubrir determinadas vacantes en sus plantillas.

Por lo general, el problema se encuentra en la selección de perfiles más técnicos y en la búsqueda de candidatos con habilidades digitales. En este sentido, las organizaciones han comenzado a poner en valor la estabilidad y la motivación de los empleados a quienes ponen -junto con el cliente- en el centro de sus estrategias.

Dentro de esas estrategias orientadas a cuidar al empleado, las empresas apuestan por planes que pongan el foco en mejorar su bienestar dentro del entorno laboral, por impulsar la conciliación personal con la profesional y, por supuesto, por poner a su alcance todas las herramientas y tecnología necesaria para desempeñar con éxito sus tareas.

En la era digital es estratégico captar y fidelizar el talento. Clic para tuitear

La digitalización también está en el punto de mira de los departamentos de recursos humanos de las pequeñas y medianas empresas. Particularmente la generación de los ya famosos Millenials, acostumbrados a utilizar en su entorno cotidiano la tecnología y todo tipo de dispositivos digitales, no pueden encontrarse con un gap en este sentido en su puesto de trabajo.

Esto lo explica muy bien, Isabel Pomar, CEO de Datisa en el siguiente vídeo:

En todo caso, la digitalización es, además de un elemento que ayuda a las organizaciones a ser más eficientes, es un instrumento que permite atraer y fidelizar también a recursos más y mejores cualificados. Es un reclamo, se podría decir, por la atracción del talento, especialmente en las pequeñas y medianas empresas.

Ahora bien, la digitalización es un proceso tangencial que afecta a todos los miembros, estamentos y áreas de la organización. Quizá, los Millenials lo tengan más fácil porque ellos, como decimos, están acostumbrados a la tecnología y, también a otro ritmo de trabajo. Buscan la inmediatez y la transparencia, algo que demandan en su versión como ciudadanos y clientes y que implementan en su papel de empleados.

Sin embargo, es el segmento de los trabajadores más veteranos donde las pequeñas y medianas empresas pueden encontrarse, lógicamente, con más dificultades para motivar a sus miembros para el cambio con la implementación y uso de nuevas tecnologías, el establecimiento y puesta en marcha de nuevas metodologías y modelos de trabajo, la propuesta de iniciativas de gestión más disruptivas, etc.

Es en esta capa, en la que las pymes deben también poner el foco de interés. Los empleados seniors son una parte estratégica del valor de una organización, por lo que, contar con su apoyo, hacerles partícipes de cualquier iniciativa que les afecte y animar a que formen parte activa de las tomas de decisiones, en la medida de lo posible, siempre es interesante y recomendable.

Finalmente, un aspecto siempre a tener en cuenta, en especial si hablamos de talento, es el tema de la formación, más aún, en un contexto de transformación casi permanente como es el que impone la era digital en la que nos desenvolvemos. La tecnología emergente que se desarrolla a gran velocidad, la creación de pequeñas empresas que encierran un conocimiento extraordinario y unas fórmulas de desarrollo extremadamente ágiles, flexibles y dinámicas, ponen en alerta a un entorno más tradicional que deberá -sí o sí- apostar por la capacitación continua de sus talentos y, por supuesto, por ir incorporando a sus plantillas nuevos colaboradores con habilidades aptas para transitar y, más aún, destacar, en el mundo digital.

Datisa

Datisa

Deja un comentario