¿Sigues usando productos nicho? Tienes 3 meses para adaptarte a la SEPA

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

“Los cambios son inherentes a la propia existencia –de algo o de alguien- por lo tanto, debemos estar siempre preparados parar abordarlos”

shutterstock_221793745Hacía mucho que no escribía sobre la SEPA. Cierto es -para ser justos hay que decirlo- que la aplicación del estándar ha permitido, en términos generales, que las transacciones ganen en agilidad, rapidez y sencillez al aplicarse a todos los actores tarifas similares. Tras la implantación de la SEPA, particulares, empresas y agentes económicos, cualquiera, puede ya efectuar un pago en la moneda única en igualdad de condiciones básicas y con los mismos derechos y obligaciones, con independencia de la nacionalidad del sujeto. Los tres instrumentos de pago que recoge la SEPA son las transferencias SEPA (que sustituyen a las transferencias nacionales); adeudos directos, sustituyendo a las domiciliaciones bancarias (el 90% de los pagos se efectúan vía adeudos); y los pagos con tarjeta.

Hasta aquí, todo bien. Pero, a partir de aquí, lo nuevo. Como recordaréis, el pasado 1 de febrero de 2014 entró en vigor la normativa SEPA, eso sí, permitiendo una demora para los productos nicho. Demora que se prorrogará hasta el 01 de febrero de 2016. Hablamos de los anticipos de crédito (N58) y de los recibos (N32). No obstante, y a pesar de que la entrada en vigor, digamos oficial, se produjo hace más de un año y medio, los bancos han seguido aceptando de forma habitual la N19, por lo que muchas empresas, a día de hoy, todavía no han abordado el cambio. SORPRENDENTE, pero cierto.

Hay que apretar el acelerador, pero no caben los errores

shutterstock_147615593Ahora, el Banco de España en su web oficial sobre la SEPA, anuncia que, a partir del próximo mes de febrero de 2016 las entidades bancarias no admitirán ni ficheros planos, ni ficheros que transformen CCC a IBAN.

Así pues, desde esa fecha las empresas y los emisores no podrán utilizar más ni los anticipos de crédito ni los recibos, aunque como alternativa, podrán disponer de otros productos de financiación. En cuanto a los formatos, deberán aparcar los formatos planos en beneficio del XML y aquí, los proveedores de software deberán echarles una mano para garantizar que sus sistemas funcionen.

Los consumidores, por su parte, deberán comunicar siempre el IBAN en sus operaciones de cobros y pagos y sus entidades bancarias ya no les proporcionarán herramientas de conversión de CCC a IBAN. Será algo así, como volar sin red.

Los sistemas de gestión empresarial se adaptaron, hace tiempo, a la nueva realidad que imponía la SEPA. En este sentido, los usuarios de este tipo de soluciones, pueden estar tranquilos. Otra cosa diferente es, que las prisas, como siempre, comprometan el buen uso que se haga de estas aplicaciones. Con ello quiero decir que, no basta con tener disponibles las funcionalidades necesarias sino que hay que saber utilizarlas. Y, en eso, a menudo fallamos. Para contrarrestarlo, formación y tiempo suficiente para procesar los cambios. Un procesamiento que es muchas veces más mental que operativo.

 

Datisa

Datisa

Deja un comentario