3 imprescindibles para un ERP de comercio

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Rapidez en la facturación, control de almacén y gestión óptima de la mercancía son, básicamente, los imprescindibles de un ERP para el comercio.

Rapidez en la facturación, control de almacén y gestión óptima de la mercancía son, básicamente, los imprescindibles de un ERP para el comercio.

Como en el resto de sectores, el del Retail y Comercio, hace frente a un momento de transformación en el que se reinventan los modelos de negocio, los canales de venta, la manera en la que llegar a los clientes, la forma de relacionarse con ellos, etc. Es, sin duda, uno de los entornos en los que con más claridad se mezcla el mundo on line con el off line, de una forma, cada vez más natural.

Ahora bien, para afrontar esta nueva realidad, las pymes del sector necesitan soluciones verticales que les permitan responder con eficiencia y rapidez a las demandas de sus múltiples canales ya sean -como digo- tiendas físicas o virtuales. Es decir, soluciones con las que gestionar algo más que el control de caja.

Los negocios retail deberán contar, no solo con soluciones de facturación que impriman agilidad y flexibilidad a su rutina diaria, sino que deberán facilitar, además, la prestación de un servicio excelente -ser bueno ya no es suficiente- de atención al cliente. Y controlar el almacén y disponer de estadísticas e informes completos servirá para apoyar la toma de decisiones en pro de la sostenibilidad y el crecimiento del negocio. La idea es, básicamente, que toda esta información aporte una visión 360º de lo que pasa en las tiendas y, por supuesto, que se pueda acceder a las consultas desde cualquier sitio y en cualquier momento.

Dicho esto, resumir los 3 imprescindibles de un ERP para comercio o retail, es bastante sencillo:

  1. Rapidez en la facturación
  2. Control de almacén incluyendo la trazabilidad
  3. Gestión de mercancías o pedidos a proveedores

Prever, informar e impulsar el crecimiento

Mejorar la eficiencia, reducir costes e incrementar los beneficios son, a su vez, tres objetivos a lograr por este tipo de empresas. Para ser sinceros, son las mismas metas que podrían perseguir empresas de cualquier otro sector. Sin embargo, el negocio retail es uno de los entornos en los que la preocupación por gestionar una experiencia de compra completa, personalizada y 100% accesible, es una cuestión elemental.

Cualquier ERP orientado al sector retail deberá comprender y adelantarse incluso, a las necesidades que planteen o puedan plantear los consumidores. Pero, además, deberá ser una herramienta que impulse la retención y fidelización de los clientes, elemento clave para la gestión de las tiendas, o, mejor dicho, de los puntos de venta.

Una de las claves del éxito de cualquier solución orientada a la gestión del comercio es la capacidad que muestre para ofrecer información centralizada y actualizada en tiempo real sobre los puntos de ventas, inventario, compras, distribución, logística, finanzas, etc. Pero también, deberá tenerse en cuenta, su disposición para optimizar el inventario y la gestión de las existencias. En este sentido, hay que pensar, indudablemente, en la automatización de pedidos, en la gestión eficiente de existencias y, algo muy importante, en el abanico de posibilidades que ofrece a los responsables de la organización, para negociar condiciones más ventajosas con los proveedores. Conseguir mejores precios, en definitiva.

Pero, por si esto aún no es suficiente para convencerte de la idoneidad de un ERP para el comercio, te diré que, además, este tipo de soluciones, van orientadas al crecimiento de las ventas. Para lograrlo, incluyen entre sus principales funciones, aquellas que permiten la gestión mejorada de clientes y proveedores, la propuesta y administración de programas de fidelización o la gestión sencilla de pedidos especiales, entre otras cuestiones. De lo que se trata, grosso modo, es de facilitar la actualización y, sobre todo, el control de la información.

Mucho más que incrementar las ventas

Pero no todo debe centrarse en las ventas. Desde luego que la gestión de stocks, el control y seguimiento de los pedidos y el control financiero, son cuestiones relevantes. Pero, el ERP deberá centrarse también en la gestión de los puntos de venta, por supuesto de los inventarios y, de otras cuestiones elementales como los flujos de caja, abonos, tarjetas de descuento, etc. para facilitar tareas muy habituales en este entorno como las consultas de stock o las devoluciones.

Por lo tanto, volviendo al principio de lo que te proponía en este post, sobre imprescindibles de un ERP para comercio, mi recomendación es que busques una solución que te permita aumentar tu control sobre el negocio, que te garantice la trazabilidad completa de tu producto -la seguridad es un elemento innegociable, es decir, debe ser siempre, un elemento prioritario- y que te permita aumentar la productividad y la eficiencia de toda la plantilla. En definitiva, busca una herramienta que te permita diferenciarte de la competencia, porque en este entorno digital, globalizado e hiper-conectado, o destacas en positivo, o tus días están contados.

Datisa

Datisa

Deja un comentario