Cloud computing: tecnología asequible para todos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Según un estudio hecho público recientemente por la consultora IDC, más de la mitad de las empresas españolas adoptaran el modelo cloud en su negocio a lo largo de 2013. Es más, la consultora añade que la nube pública, crecerá anualmente un 33% mientras que la nube privada lo hará un 27%, hasta 2016. Por lo tanto, lo raro será, apuntan desde IDC, que las empresas no apuesten por esta opción.

Llevando estos datos al terreno de la Pyme, empresas que aportan el 65% del PIB global en España, los datos son también más que esperanzadores. De hecho, este tipo de organizaciones está apostando por el modelo de explotación de la tecnología basado en el cloud para mejorar su productividad y obtener un buen posicionamiento en un mercado tremendamente cambiante como el actual.

candadoSon muchas las ventajas que las pequeñas y medianas empresas pueden obtener de la utilización de este modelo. Entre ellas, una mayor movilidad, más capacidad para analizar grandes volúmenes de datos y una mejor disposición para abordar nuevas oportunidades de negocio apoyándose en las TIC.

La seguridad sigue preocupando

Sin embargo, no todo son parabienes en este negocio. Algunas empresas, pequeñas y medianas y también grandes corporaciones, siguen sin estar convencidas de la seguridad que aporta la Nube. La seguridad sigue siendo así, una de las mayores preocupaciones que muestran las empresas a la hora de adoptar el modelo cloud, a pesar de que prácticamente la totalidad de los proveedores tecnológicos aseguran niveles de seguridad incluso superiores a los que aportan las propias empresas de manera interna, más aún, si hablamos de Pymes.

A pesar de todo, muchas compañías recelan de este modelo porque no pueden ejercer un control físico y a tiempo completo de sus datos. Por naturaleza, muchos directivos, incluso, muchos responsables de TI desconfían ante el hecho de que información particularmente sensible, se encuentre en manos de terceros. Pero si se analiza detenidamente, resulta un proceso mucho más seguro que el que se lleva a cabo internamente. Sobre este asunto ya hablamos anteriormente en este blog recomendando La “Guía para empresas: seguridad y privacidad del cloud computing” publicada por INTECO.

Tener información alojada en servidores externos puede suponer una ventaja de producirse algún desastre (robo, incendio, inundación…) que dañe o haga desaparecer los servidores que alojan los datos relevantes de cualquier organización, el hecho de tener alojados los datos en diversos servidores conectados entre sí, ofrece una garantía adicional.

Por otra parte, existen otras muchas “amenazas” informáticas que comprometen la seguridad de la información, en forma de virus, hackers, maleware, etc. Una vez más, el hecho de que un proveedor externo custodie y almacene esos datos evita muchos quebraderos de cabeza, ya que los proveedores están dotados con las últimas tecnologías.

No obstante, es fundamental que los datacenters cuenten con las normas de seguridad aceptadas internacionalmente para que puedan garantizar niveles de seguridad adicionales y preservar además la seguridad digamos, “física” de la información, al incluir réplicas de la misma en diferentes localizaciones geográficas.

En definitiva, las nuevas tecnologías bien aplicadas, permiten garantizar en términos generales, el acceso seguro a los datos y su protección ante un uso malintencionado. Por lo tanto, una vez que las empresas consigan salvar el escollo de la seguridad, que hoy por hoy es más un problema de concienciación que una realidad, el terreno para la adopción masiva del cloud computing estará más que abonado.

Datisa

Datisa

Deja un comentario