Datisa apuesta por un ERP más inteligente para empresas que quieran rentabilizar su negocio

Por si había alguna duda, 2020 ha puesto de manifiesto dos cosas importantes en el entorno pyme: la importancia de la hiper-conectividad y la aportación crítica del análisis de datos. En este sentido, la nube y otras tecnologías “inteligentes” han mostrado sus credenciales para garantizar la relación con el cliente, optimizar los procesos de negocio -incluso en remoto- y maximizar el principio de la eficiencia en la utilización de los recursos.

Consumir información ya no es suficiente. Las empresas inteligentes son aquellas que entienden y gestionan los datos como un activo estratégico para optimizar la rentabilidad de su negocio. Y, las que practican una política de democratización de los datos, facilitando su acceso, poniéndolos a disposición de todos los usuarios que los necesiten -con los permisos oportunos- y aprovechando la información que proporcionan. En el entorno pyme no siempre se entiende el valor de la analítica de los datos. Solo se consumen.

En este contexto, el uso de ERPs en la nube con capacidades analíticas ha sido determinante para impulsar la rentabilidad de los negocios. Incluso en los momentos más críticos de la pandemia.

En este sentido, Isabel Pomar, CEO de Datisa explica las múltiples ventajas de utilizar un ERP “inteligente” para aportar mayor valor al negocio. “Disponer en un repositorio centralizado de todos los datos operativos sobre el negocio, ya sea, relacionados con la producción, la gestión comercial, la logística, la contabilidad, la tesorería o la facturación, ayuda a operar con más rapidez, más seguridad y, también con mayor flexibilidad. Ahora bien, entender qué explican los datos o cómo impactan en las diferentes áreas que conforman la organización, vía analíticas, informes o estadísticas, ayuda a tomar decisiones más responsables y, sobre todo, decisiones que apuntan a la sostenibilidad y rentabilidad del negocio”.

Los datos son el verdadero valor diferencial de las organizaciones. Por lo tanto, se deben tratar como un activo estratégico dentro de la compañía. En este sentido, los ERP “inteligentes”, aquellos que incluyen funciones analíticas no solo hacen que los procesos sean más eficientes, sino que impactan sobre la solidez de los datos del negocio. Toda la información que proporciona el ERP se almacena en un repositorio central, al que todo el mundo puede acceder fácilmente -siguiendo la política de permisos establecida por la firma- y conocer en tiempo real, las principales métricas que afectan a las distintas áreas de la organización.

Entonces, un ERP, además de automatizar procesos y tareas, facilita una visión más analítica del negocio y permite hacer simulaciones, planificaciones, anticiparse a posibles escenarios de riesgo o tomar la iniciativa en situaciones, pudiendo identificar y aprovechar mejor las oportunidades potenciales de negocio.

Por lo tanto, desde Datisa se recomienda a las pymes que apoyen la gestión de sus negocios en ERP “inteligentes” porque:

  1. Impactan en positivo sobre la rentabilidad del negocio, entendido el concepto de rentabilidad en el más amplio sentido. Es decir, rentabilidad financiera -la que mide el capital propio- y rentabilidad económica -la que toma como referencia el capital invertido y que se obtiene antes de pagar los impuestos-. La eficacia y la eficiencia que proporcionan los ERP son criterios básicos para impulsar la rentabilidad en una pyme. Automatizar los procesos y disponer de todos los datos en un mismo repositorio, facilitar el acceso y el análisis de la información y el seguimiento y control que se puede establecer sobre todo lo que sucede en la organización -desde el punto de vista operativo y financiero- aporta la dosis extra de inteligencia que necesitan las pymes para diferenciarse en un entorno crítico.
  2. Mejoran la productividad. Al estar toda la información centralizada y conectada y ser fácilmente accesible para todos, primero, habrá menos margen para cometer errores y, segundo, todo será más sencillo y rápido. Mejorar los tiempos de respuesta, también la calidad del servicio a los clientes con respuestas inmediatas y ajustadas o emplear solo los recursos necesarios para el desempeño de las funciones son solo algunas de las cuestiones que ejemplifican el impacto de los ERP sobre la productividad.

En todo caso, las nuevas culturas organizacionales se deben apoyar en sistemas eficientes, pero también, en soluciones inteligentes que ayuden a poner el foco en los objetivos del negocio, para seguir poniendo al cliente en el centro y desarrollar el talento humano con el que operan.

Y, por supuesto, para optimizar la rentabilidad y la productividad

  • sistematizando los procesos
  • reaccionando a las condiciones cambiantes del mercado
  • analizando el coste de los servicios prestados o de los productos que se fabrican y/o comercializan
  • mejorando las relaciones con los actores que conforman su cadena de valor (clientes, proveedores, partners, etc.)
  • integrando planificación y ejecución, dos funciones comerciales que permite optimizar las operaciones y tener una visión global y en tiempo real de todo el negocio para tomar decisiones más rápidas e informadas.

Contacta con nuestro gabinete de prensa

 

Datisa

Datisa

Deja un comentario