• 902 328 472
  • info@datisa.es

La implantación de la factura electrónica europea puede impulsar el mercado de ERP

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
La creación de un modelo estándar de factura electrónica europea presenta una nueva oportunidad para las pymes y también un incremento de las opciones de negocio de las tecnológicas. La demanda de herramientas que permitan tanto su emisión como su recepción puede llegar a ser bastante alta, ya que aún hay muchas empresas que prefieren emitir las facturas electrónicas desde sus propios sistemas para aprovechar las funcionalidades especiales de las que estos disponen, en lugar de hacerlo por medio del Punto General de Entrada de Facturas Electrónicas de la Administración General del Estado (FACe).

El año 2018 será crucial para la implantación y uso definitivo de la factura electrónica, ya que, previsiblemente, las organizaciones europeas dispondrán de un estándar común para poder facturar electrónicamente a todas las administraciones públicas de la UE. Esto es algo que ya se fraguó con la publicación el 16 de abril de 2014 de la Directiva 2014/55/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de Europa relativa a la facturación electrónica para la contratación pública. En dicha Directiva, la Comisión Europea instaba al Comité Europeo de Normalización a que elaborara una Norma Europea sobre Facturación Electrónica, un formato estándar que debería estar definido y publicado antes del 27 de mayo de 2017.

En estos momentos, las administraciones centrales tienen ya establecido un plazo –concretamente hasta el 27 de noviembre del 2018- para adaptarse a esta modalidad de facturación; las territoriales habrán de hacerlo en el mismo mes de 2019. Además, la Directiva ya ha encargado la elaboración de la normativa que determinará el modelo de factura única que tendrá validez continental.

La tarea es complicada debido a que la norma tiene que definir tanto la información que ha de contener la factura europea como la manera en que se ha de redactar, teniendo en cuenta para ello las múltiples singularidades fiscales y contables de todos los países. De momento la primera propuesta se ha rechazado y el consenso parece aún lejano.

El año de la facturae en España

Según las cifras de un estudio realizado recientemente por la empresa SERES, operador de facturación electrónica entre empresas y AA.PP, durante el primer semestre de 2016 esta creció en España el 15,8% en relación al mismo periodo del año anterior.

El mismo estudio calcula que el uso de facturae, obligatorio en nuestro país para cantidades superiores a los 5.000 € desde que se aprobara la Ley 25/2013, ha permitido a las empresas ahorrar unos 384 millones de euros en recepción y 218 millones de euros en emisión de facturas.

Si bien el uso de la facturae ha contribuido a que se pueda tener un mayor control del gasto público, los plazos de pago de las Administraciones Públicas a sus proveedores aún no se han ajustado a lo que dicta la ley. Las últimas cifras aportadas por el gobierno en relación a este tema indicaban que el Periodo Medio de Pago a los proveedores de las comunidades autónomas subió en marzo hasta los 43,44 días, cuando la Ley de Morosidad marca el límite en 30.

Incremento de la demanda de las pymes y nuevas oportunidades

La creación de un modelo estándar de factura electrónica europea presenta una nueva oportunidad para las pymes y también un incremento de las opciones de negocio de las tecnológicas. La demanda de herramientas que permitan tanto su emisión como su recepción puede llegar a ser bastante alta, ya que aún hay muchas empresas que prefieren emitir las facturas electrónicas desde sus propios sistemas para aprovechar las funcionalidades especiales de las que estos disponen, en lugar de hacerlo por medio del Punto General de Entrada de Facturas Electrónicas de la Administración General del Estado (FACe). A esto se suma que las entidades cuya actividad se extienda más allá de las fronteras españolas tendrán que adaptarse al nuevo estándar continental de “e-facturación”.

La mejor forma que tienen las empresas de garantizar una gestión efectiva de los datos relativos a las cifras de facturación pasa por integrar en sus sistemas ERP  nuevos módulos provistos  de las herramientas que permitirán emitir y recibir las facturas electrónicas ajustadas a la normativa europea. Gracias a ello podrán manejar la información de forma estructurada para tomar las  decisiones estratégicas adecuadas en el momento oportuno.

Datisa

Datisa

Deja un comentario