El ABC de un ERP para impulsar el crecimiento empresarial

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Ganar más, obtener mejores resultados, registrar un mejor desempeño comercial, todo forma parte del crecimiento empresarial. O quizá esto no esté tan claro. Por desgracia, hemos visto en estos últimos meses, negocios que han tenido que “pelear” con el descenso abrupto de sus demandas, pero también, con otros que han registrado un aumento repentino en las ventas y que han experimentado serias dificultades para poder atenderla. O no han sido eficientes por lo que, incluso, vendiendo más, puede que hayan comprometido sus beneficios.

Por ser un poco más optimistas, quedémonos con aquellas pequeñas y medianas empresas que han visto en la incertidumbre y el caos nuevas oportunidades de negocio. Y, con aquellas otras que, incluso, habiendo triplicado sus demandas han podido responder a la nueva exigencia del mercado, tanto por volumen como por condiciones, con la prontitud que requería el momento. Sobre todo, porque estas empresas que han aumentado significativamente sus peticiones operan en el sector que, durante la crisis se ha denominado, de servicios esenciales, por lo que “chapeau” por su esfuerzo y su trabajo.

Ahora bien. La respuesta a este cambio abrupto no ha estado exenta de un esfuerzo extra en todos los sentidos, económico, humano, tecnológico, de tiempo, etc. La lista de desafíos a los que se han enfrentado las pymes en estos últimos meses abarca desde la administración de los recursos adicionales que se han necesitado, hasta el manejo y el análisis de los datos extra, pasando por la gestión de más clientes, con peticiones diferentes y una actitud, también diferente. Es decir, más velocidad, más digital, más impaciente, más crispado, incluso. Los sistemas de gestión empresarial ERP han sido estratégicos para apoyar el cambio. Y, lo seguirán siendo, cuando pase la tormenta.

Los esfuerzos por mantener los niveles de excelencia en el servicio han sido ímprobos. Poder ampliar las operaciones de manera eficiente cuando aumenta la demanda o, reducirse cuando el mercado se contrae, es fundamental para el éxito y la sostenibilidad del negocio. Más aún cuando las posibilidades de previsión y/o planificación se limitan por la propia situación de incertidumbre que vive el entorno.

La cuestión entonces es cómo pueden asegurarse las pymes estar listas, en este caso, para crecer, en una situación crítica o después, cuando amaine y llegue la “reconstrucción” del negocio.

Una de las maneras más efectivas es gestionar el crecimiento del negocio apoyándose en tecnología inteligente que, al mismo tiempo, de soporte a un planteamiento de gestión ágil, moderno e innovador, en el que se prime la transparencia, la seguridad y la colaboración. En este caso, la tecnología ERP de alto rendimiento, más aún, los sistemas que operan en la nube, robustos y funcionales aportan la agilidad y la escalabilidad necesarias para impulsar el crecimiento sostenido y sostenible.

La importancia de la escalabilidad

En enero de 2018 el Foro Económico Mundial en colaboración con McKinsey & Company publicó el libro blanco The Next Economic Growth Engine Scaling Fourth Industrial Revolution Technologies in Production en el que describían cómo las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial generarán potencialmente hasta 3,7 B$ en la economía global. Las tecnologías a las que se refiere el documento incluyen desde el IoT, hasta la robótica o la Inteligencia Artificial. Tecnologías, todas ellas, que ya están ayudando a generar incrementos masivos de la productividad.

Poder expandir las operaciones implica que las empresas necesitan tener la capacidad suficiente como para adaptarse rápidamente y responder de inmediato a los cambios que impone el mercado. También, por supuesto, a los cambios internos, aunque quizá estos, sí puedan ser un poco más previsibles y, por tanto, planificables. Y, en ese caso, las tecnologías sobre las que se apoye el negocio serán determinantes para gestionar el cambio.

Un sistema tecnológico que apueste por la escalabilidad optimizada reducirá las complejidades asociadas al crecimiento -también a las contracciones- y proporcionará un sistema de informes y flujos de trabajo basados en un diseño eficiente. Todo esto nos da una idea aproximada de la relevancia que tiene la tecnología y, en particular, los aplicativos de gestión de recursos empresariales ERP para impulsar el crecimiento del negocio.

Qué buscar en una solución ERP

En este blog hemos escrito mucho sobre las cualidades propias de un ERP, qué debe tener, qué elementos son claves para seleccionar un ERP, qué funcionalidades son básicas, en qué debemos fijarnos para que, de verdad sea eficiente, cómo optimizar su rentabilidad, etc. Pero hoy, por resumir, me quedo con una serie de elementos que afectarán en positivo a la escalabilidad y al rendimiento del propio sistema. Escalabilidad y rendimiento de la tecnología que impactarán en positivo en la escalabilidad y rendimiento del propio negocio.

Las empresas necesitan tener la capacidad suficiente como para adaptarse rápidamente y responder de inmediato a los cambios que impone el mercado. Clic para tuitear

Aquí te dejo 5 preguntas que debes hacerte para estar seguro de que podrás obtener el máximo beneficio de la solución que escojas:

  • ¿Puedes expandir fácilmente tu ecosistema ERP para incluir nuevos procesos o áreas funcionales?
  • ¿Puedes procesar más transacciones incluso, hacerlo más rápido cuando sea necesario para satisfacer las demandas repentinas, fluctuantes o estacionales del mercado?
  • ¿Puedes extender el software más allá de tu empresa para permitir que clientes y proveedores confiables se vinculen con tu sistema?
  • ¿Te facilita la toma de decisiones y la planificación gracias a la visibilidad y la información precisa que te proporciona el ERP?
  • ¿Puedes adaptar el ERP a tus necesidades comerciales, productivas, financieras, etc. siempre cambiantes y hacerlo de una manera sencilla, rentable y con un tiempo de inactividad mínimo?

Si has podido responder que sí a estas cuestiones está claro que el ERP con el que trabajas es óptimo y te ayudará a crecer cuando lo necesites, a sostener la estabilidad y la continuidad del negocio o a acompañar su contracción si fuera necesario. En todo caso, muchas de las cuestiones que se plantean en estas preguntas, implican un proceso de planificación y estructuración interna.

Así pues, tanto si el crecimiento del negocio exige grandes volúmenes de transacciones o una elasticidad extra para imprimir mayor agilidad a los procesos, como si lo que se necesita es actuar con cautela para mantener el ritmo o bien optimizar la operativa porque el negocio se contrae, contar con un sistema ERP escalable y orientado al futuro proporcionará el soporte necesario para lograr el potencial que se espera. En Datisa te ayudamos a cambiar el rumbo. Contacta con nosotros. Podemos ayudarte.

Datisa

Datisa

Deja un comentario