Habilidades profesionales clave para impulsar el crecimiento de las pymes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
En un contexto tan cambiante y universal como el que nos rodea es importante tener claro que el cambio es la única constante en el conjunto de los agentes que formamos parte de este ecosistema en continuo movimiento. Pero, esto que, sobre la teoría suena incluso bien, en la práctica supone un ejercicio extra de reinvención que no todas las empresas ni todos los empleados están preparados para practicar.

Hasta hace pocos años, los chavales que estudiaban secundaria o bachillerato pensaban en la profesión del Community Manager como la estrella del mercado laboral. Hoy, como digo, pocos años después, la mirada se fija ya en el científico de datos, el experto en cloud, el arquitecto de datos o el experto en seguridad informática. Pero, esta atracción será pasajera porque los niños que están empezando su educación primaria trabajarán, seguro, en puestos que hoy ni siquiera imaginamos.

Eso ya lo tenemos claro, por lo que es importante estar al tanto de la evolución que va presentando el mercado laboral, cuáles son los sectores que ejercen ese efecto tractor sobre el empleo (turismo, ingeniería, tecnologías de la información, finanzas, marketing, ventas, construcción o la exportación creciente) y qué nuevas habilidades van siendo requeridas para responder con eficiencia a las nuevas exigencias de ese entorno, como digo, tan cambiante. Ahora, que, otra cosa que se debe tener en cuenta es que cualquier previsión de este tipo, será siempre a medio-corto plazo y estará sujeta a revisiones casi permanentes.

Habilidades: cuántas más, mejor

Como no sabemos a ciencia cierta qué profesiones serán las más demandadas en el futuro -aunque el panorama actual apunte algunas pistas- lo ideal es que los profesionales de mañana -también los que están ahora en activo- hagan acopio de nuevas habilidades y capacidades profesionales porque, cuántas más domine, más opciones tendrá de adaptarse con éxito a las exigencias del mercado.

¿Qué habilidades serán claves para impulsar el
crecimiento de las pymes en la era digital? Clic para tuitear

Pero, como he dicho antes, estas habilidades se deben ir renovando porque las demandas empresariales también lo hacen. Por lo tanto, la formación continua se presenta como un aliado perfecto para calibrar conocimiento, habilidades y experiencia. Los expertos lo llaman learnability, que es la habilidad del aprendizaje continuo y la curiosidad por saber hacia dónde evoluciona el mercado. O, sea que aprender ya es, en sí mismo, una habilidad que empieza a ser muy valorada entre los reclutadores actuales.

Ahora bien, en este sentido, me llama mucho la atención el hecho de que, a pesar de la importancia que se concede a la formación y al aprendizaje continuo, también se ponga en valor cada vez más, la capacidad resolutiva de los empleados, su autonomía y la disposición que muestren para la toma de decisiones. Me refiero a que la velocidad a la que todo se mueve hace prácticamente imposible que las compañías -más si hablamos de pymes- puedan dedicar tiempo y dinero a la implementación de planes de formación exhaustivos, por lo que, es importante que los empleados tengan la habilidad de comprometerse con su propio crecimiento profesional. La habilidad resolutiva, también apunta en esta dirección.

La habilidad que sí parece que será permanente, al menos durante los próximos años, es la de la flexibilidad, una habilidad que buscan las organizaciones para poder responder a los nuevos requerimientos de sus clientes. Es decir que, para poder ofrecer flexibilidad en los entornos VUCA, las organizaciones deben incorporar perfiles profesionales que también practiquen la flexibilidad en sus acciones. La orientación a los resultados, o la valoración por objetivos, también es clave y, parece que seguirá siendo así a medio plazo.

Las habilidades blandas, cuentan… y, mucho

Solo la forma de denominarlas ya hace pensar en estas habilidades “blandas” como unas capacidades de “segunda”. Y, nada más lejos de la realidad. Las que hemos mencionado hasta ahora, junto con el dominio de los idiomas o el dominio de la tecnología serán más valiosas si el empleado suma pasión, impulso, espíritu emprendedor o la virtud de pensar de manera diferente, o sea, creatividad o inteligencia emocional.

Según un estudio reciente elaborado por Linkedin en el que se cruzan las nuevas habilidades con las profesiones emergentes, las habilidades blandas serán estratégicas en los empleos de 2019. De todas esas capacidades blandas, el estudio de Linkedin destaca además de la creatividad, la persuasión, la colaboración, la adaptación y la gestión del tiempo como habilidades clave para impulsar el éxito profesional, personal y corporativo.

En todo caso, lo que sí parece estar claro es que, para identificar a aquellos perfiles que serán estratégicos en el crecimiento de nuestras organizaciones habrá que estar atentos a todos aquellos profesionales relacionados con la economía digital. Por lo que, además de todos los que tienen que ver con big data habrá que poner en valor los gestores de cuenta digital y medios sociales, los expertos en SEO y SEM o los puestos relacionados con la nube y que hoy, están entre los más demandados según un estudio publicado por Inesdi.

Esta misma fuente identifica algunos valores en alza en TIC como el administrador de sistemas, los DevOps, el Chief Information Officer, el responsable de estrategia digital o el director de transformación digital. Algo, lógico si tenemos en cuenta el proceso de digitalización en el que nos encontramos empresas, sociedad y cultura, en general.

 

 

Datisa

Datisa

Deja un comentario